época de cambios

A punto de dejarlo todo…

No os voy a engañar: he estado viviendo una época bastante aburrida durante los últimos meses y lo peor de todo es que me faltaba hasta la mala leche suficiente para contarlo 😉 .

Pero lo bueno es que, en momentos así, o tomas decisiones desesperadas o te medicas y yo, he comenzado a tomar las primeras 🙄 .

Mi hijo ya ocupa asiento solo en el avión (y pierdo el $ descuento $ de llevarle encima), hemos comenzado a quitarle el chupete, también el pañal 😯 , y yo…. he dejado el trabajo. Bueno, estoy en ello.

Sí, es época de cambios, de los radicales, de los que te hacen replantearte la vida ya no por haber sido madre, sino porque estás hasta el member de todo lo que te tiene hasta el member.

Y hay momentos en esa misma vida que son los únicos que vas a tener para tomar decisiones así. El famoso «tren que pasa», que se nos recuerda tanto que lo hace solo una vez…

tren pasa solo una vez

A mí me gusta trabajar, y mucho, pero estoy hastiada de las multinacionales en las que la eficiencia y la creatividad brillan por su ausencia, pero sobran los abusos y las diferencias en el trato y los privilegios de los empleados. No voy a negar que los últimos 2 años de luchas por «conciliar» a sueldo completo, me han quemado bastante también, pero me da pereza hasta recordarlo…

Me toca recomenzar, no sé cuándo será, porque mi tren ha llegado de un modo algo diferente al habitual: un expediente de regulación de empleo para el que han pedido voluntarios. Yo he sido el único que conozco…

Ahora estoy en fase de luchar porque me dejen salir (lo notifiqué hace dos meses y sigo esperando…) y poder así  obtener una indeminzación para realizar una cura de tranquilidad primero y un plan de felicidad después, plan en el que intentaré incluir el trabajo por cuenta propia o regresar al mercado laboral por cuenta ajena si lo primero no resulta pero, a fin de cuentas, intentaré ganar un año de vida que, de otro modo, hubiese acabado conmigo.

Tengo muchos miedos, no lo voy a negar. Miedo a que no se acepte mi salida. Miedo a que se acepte mi salida. Miedo a que no me lleguen las horas del día trabajando para mí. Miedo a que no llegue a fin de mes. Miedo a que mi hijo no comprenda que estar en casa no siempre es meterse en medio de mamá y el ordenador… No sé. Soy hija de la generación de los miedos.

Pero también tengo muchos planes que anhelo comenzar. En este blog por ejemplo. Cuántas veces me habéis ayudado al leerme o me habéis agradecido mis dramas «en diferido», sintiendo ambas partes que nuestros mundos ya no se tambaleaban en solitario en esto de la «dulce» maternidad…

Así que no sé si estoy a punto de dejarlo todo o de ganarlo todo pero, creo que por primera vez en mucho tiempo, algo se mueve en mi interior. ¿Y en el vuestro?

>> Únete a la comunidad «La mamá pez» para contar tu historia o leer la de otras mamás reales

2 comentarios en “A punto de dejarlo todo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *