Bye bye pañal…

Después de decir adiós al chupete y superar los casi dos meses de pesadillas nocturnas tras nuestra luna de miel, creía que no nos atreveríamos tan pronto con el pañal, pero aquí estamos.