Bye bye pañal…

Después de decir adiós al chupete y superar los casi dos meses de pesadillas nocturnas tras nuestra luna de miel, creía que no nos atreveríamos tan pronto con el pañal, pero aquí estamos.

Un día en la guarde nos dijeron que «¿por qué no empezar a traerle en calzoncillo» y fue así como, hace una semana, con 2 años y 9 meses, le quitamos el pañal.

El proceso parecía sencillo, pero requiere mucha paciencia y ser muy metódico, y a mí ambos se me dan fatal. Paciencia porque el niño se hará pis en cada esquina sin decírtelo; por mucho que insistas que te avise, lo hará. Tendrás que cambiarle muchas veces de ropa, a veces en el medio de la calle, y poner muchas lavadoras. Y metódico porque deberás incorporar la rutina de sentarle en el orinal frecuentemente, te lo pida o no. Nada de desaparecer a recoger la casa y dejarle viendo dibus durante horas, vaya…

Yo creía que lo llevaría peor, pero se me ha dado mejor de lo esperado. Donde he sufrido bastante es viéndole incómodo al hacerse pis encima, como si hubiese hecho algo malo, o cuando me decía «mamá, estoy triste, porque me he hecho pis durmiendo en el cole». Estas cosas me mataban.

Me pregunté mil veces si debería seguir adelante con el proceso, pero siempre que empezamos algo intentamos no cortarlo por nuestras propias emociones de padres primerizos…

El caso es que llevamos ya una semana. El primer día no nos hacía ni caso, se hacía pis y caca encima sin más. El segundo día mejoró, ya pedía pis la mayor parte de las veces, otras se lo hacía encima, y caca siempre en el orinal. Por primera vez tuve que ponerle a hacer pis a los pies de un árbol (algo que siempre he criticado 🙄 ) y es que si te avisa, es inminente, ¡y yo no estaba preparada para eso! Eso sí, era ponerle el pañal para dormir y estaba feliz, se le notaba en la cara que se relajaba al tenerlo puesto y me preguntaba constantemente «¿mamá, tengo pañal?».

Los días siguientes fueron confusos, le alabábamos al recogerle en el cole por hacer pis en el orinal y venir sin pañal, pero en casa le costaba más pedir ir al baño que en el cole. Yo observaba que porque le daba rabia dejar lo que estaba haciendo, como ver dibujos o jugar. Pero, en conjunto, ha sido más fácil de lo que me esperaba.

Por las noches y durante las siestas seguimos con el pañal, aunque lo cierto es que cada vez se despierta con él más seco.

Mis consejos, si vas a pasar por esto, son:

  • que te compres el doble de ropa interior de lo que tenías en el armario. Se mean a mayor velocidad de lo que tú puedes poner lavadoras. Nosotros le compramos un montón de calzoncillos con dinosaurios e iba súper contento con ellos.
  • que no le pongas bodys, sino camisetas cortas. Evitarás tener que cambiar más prendas porque es más difícil que se mee sobre la camiseta que sobre el body.
  • siéntate tú también en el WC al lado del orinal, para que vea que tú también lo haces.
  • elige una época en la que no haya demasiado stress ni cambios en tu vida y, si es posible, que te ayuden en la guardería y no lo tengas que hacer sola.
  • Siempre nos mostramos súper contentos cuando hace pis y caca en el orinal, para motivarle por hacerlo. A veces ponemos pegatinas sobre el WC cuando acaba, y eso le hace súper feliz.

>> Únete a la comunidad «La mamá pez» para contar tu historia o leer la de otras mamás reales

2 comentarios sobre “Bye bye pañal…

  1. 👏🏻👏🏻👏🏻 Mi peque también lo dejó más o menos con esa edad y creo q ella estaba más preparada que yo 😅
    Al principio también le ponía pañal por la noche pero creo que no llevaba ni una semana y ella misma, un día que estaba malita, me pidió que no se lo pusiera. Se le escapa el pis alguna noche pero lo ha llevado muy bien ☺️
    Eso sí, compré un montón de braguitas y, por suerte, no hubiera hecho falta. Nuestr@s peques son sorprendentes 💪🏻🙌🏻😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *