Confiesa: ese objet...
 

Confiesa: ese objeto sin el que no hubieras podido ser madre de nuevo  


lamamapez
Mensajes: 20
Admin
(@lamamapez)
Miembro desde: hace 4 años
Cuando nos quedamos embarazadas, normalmente recurrimos a Google para saber cuáles son los imprescindibles que va a necesitar el bebé. Más allá de la cuna, el chupete, los pañales y muchos otros enseres (y trastos) que parecen obvios, muchas veces compramos cosas que no sabemos ni si nos servirán pero, entre todas ellas, descubrimos algo sin lo que no hubieramos podido ser madres de nuevo.
 
En nuestro caso fueron las muselinas. Las compramos sin saber muy bien para qué (yo desconocía hasta su nombre) y lo cierto es que resultaron ¡buenas para todo! Tres años después, mi hijo todavía las usa.
 
2019 04 23 12h43 55

¿Y para ti?, ¿cuál es ese objeto que adquiriste con la maternidad y sin el que no podrías hacerlo de nuevo?

Inicia sesión o regístrate para responder. Estás en tu casa y aquí no juzgamos las emociones ni las opiniones de nadie. También puedes acceder a los últimos hilos semanales aquí.

Responder
10 Replies
7 Respuestas
Mamá de Pablo
(@mama-de-pablo)
Miembro desde: hace 5 meses

Mensajes: 2

Hola, mi objeto fetiche fue un termo, un simple termo de café de un litro en el que llevaba siempre agua caliente cuando salía a la calle.

No podría volver a pasar por la etapa de biberones sin él. Tenerlo evitaba tener que entrar en los bares precipitadamente a pedir que me calentasen el agua o quemarme en el intento de usar microondas ajenos, simplemente abría el bolso, llenaba el biberón con agua caliente y los polvos que guardaba en un tarrito independiente, y podía así pasar más tiempo en la calle sin regresos desesperados para comer.

Espero que  a alguien le sirva mi consejo. A veces lo más sencillo es simplemente lo mejor.

2019 04 23 13h56 57

Responder
seryo
(@seryo)
Miembro desde: hace 5 meses

Mensajes: 2

Para mí un planificador semanal para la nevera. Es imprescindible para organizarnos en nuestra nueva vida como padres. Así vemos claramente las visitas al pediatra, los horarios de ambos, si hay alguna actividad a la vista...

Intento ponerlo al día todos los domingos y evitar así todas las crisis que esté en mi mano evitar por no planificarnos correctamente siendo ambos trabajadores.

El primero lo compré en una biblioteca, era como una libretita de la que se arrancaban las hojas para pegar en la nevera o en la pared, pero he visto otros tipo pizarra, más grandes y atractivos, quiás me dé un capricho algún día 😉 .

Responder
graci
(@graci)
Miembro desde: hace 5 meses

Mensajes: 4

Sin duda las luces nocturnas para la habitación del bebé. Al principio me parecían una tontería, pero son simplemente imprescindibles para cambiar pañales, dar biberones, recoger chupetes, etc... sin tener que encender la luz o romperte el tabique 😀 .

Empezamos con unas lucecitas de pajaritos enroscadas a la cuna, muy muy tenues, después evolucionamos al típico enchufe con sensor, que estaba enchufado todo el día pero se encendía simplemente en momentos de oscuridad.

Las luces "de Navidad" decorativas y similares las descartamos enseguida porque, aunque quedan preciosas en la habitación durante el día, son demasiado fuertes para las noches.

Este es mi consejo y volvería a darlo una y otra vez 😎 .

Responder
Ana
 Ana
(@ana)
Miembro desde: hace 6 meses

Mensajes: 6

Hola chicas, pues igual os parece demasiado obvio mi objeto, pero cuando di con el vigilabebés correcto, llegó una nueva calma a mi vida que hasta entonces no teníamos.

Para mí fue imprescindible que el vigilabebés me diese libertad en las casas de mis suegros y mis padres (2 plantas con espacio exterior), es decir, con la suficiente cobertura para no estar atrapados en la misma planta que el bebé o en el interior de la casa.

Este requisito no lo cumplen todos, así que retornamos varios modelos hasta dar con el acertado y entonces pudimos retomar nuestras noches de series con la puerta cerrada y respiramos de nuevo...

 

Responder
otramuypez
(@otramuypez)
Miembro desde: hace 6 meses

Mensajes: 10

Una funda de silicona para el iPad, anticaídas y que sirve para llevar "la tele puesta" en los laaaaaargos viajes en coche. Viajamos mucho.

Antes de encontrar el que os pongo en la imagen, rompimos 2 veces la pantalla de la tablet y en los viajes era desesperante la de veces que se nos caía en las curvas con los soportes "del Carrefour". Tenía que hacer malabares para recogerlo del suelo y me desesperaba... Ahora es maravilloso.

2019 04 24 18h12 57

Responder
carmela
(@carmela)
Miembro desde: hace 6 meses

Mensajes: 11

Una faja 😆 😆 .

Responder
Sonia
(@sonia)
Miembro desde: hace 3 meses

Mensajes: 2

Hola a todas. Yo os voy a contar dos cosas que a mí me han venido muy bien en mi fase de embarazada. Ya he tomado nota de todos vuestros consejos para cuando nazca el bebé 😀 .

  1. Un sujetador deportivo de algodón con cremallera en la zona de los pechos, es decir, se cierra y se abre por delante. Con lo que me ha crecido el pecho y con lo que me está picando la piel, haber encontrado algo así en la sección de deportes, ha mejorado bastante esta recta final del embarazo.
  2. Un archivador monísimo para guardar todos los papeles de las pruebas y de las miles de visitas al ginecólogo. Cuando llega la siguiente, simplemente cojo mi carpeta y a caminar, no tengo que andar pensando dónde he puesto el último análisis...

😘😘😘😘

Responder
Marisol
Mensajes: 12
(@marisol)
Miembro desde: hace 5 meses

Una cuna de cohecho!! con este bebé no podría continuar levantándome cada noche muerta de frío,no porque tuviera la cuna en otra habitación o lejos de mi cama, sino ,porque la cuna convencional que tenía con mi primera hija era de barrotes altos,igual pasó a mi cama ,pero prefiero una cuna para ella esta vez sin tener que ponerla en mi cama pero tenerla pegadita a mi cama para facilitar todo, espero me resulte .

Saludos 

Responder
1 Responder
Marisol
(@marisol)
Miembro desde: hace 5 meses

Mensajes: 12

Es colecho, maldito auto corrector 😕 

Responder
graci
Mensajes: 4
(@graci)
Miembro desde: hace 5 meses

Me acabo de acordar del "calienta biberones", que era lentísimo y le dimos muy poco uso, pero la primera vez que nos vimos de vacaciones en un hotel y con la cocina del mismo cerrada, agradecimos enormemente tener que esperar esa media hora a que el agua se calentase antes de no tener nada... No sé si serán todos los calienta biberones igual o solo el nuestro el que era lento, pero si la niña tenía hambre de sopetón, ¡¡media hora de lloros hasta que se calentaba!!

Responder