Tienda de campaña montaje fácil

Una tienda de campaña: el nuevo requisito familiar

Hoy hemos hecho nuestro primer picnic familiar. Y, aunque es algo que nos encantaba antes de ser tres y deseábamos seguir haciendo, pues muchos de nuestros recuerdos de la infancia también habían sido alrededor de una tortilla de patatas en el exterior, hubiera sido un absoluto desastre sin la tienda-refugio que nos hemos regalado hace unos días.

Salimos con ella a cuestas (ocupa tan poco que apenas la notas colgada mientras sujetas todo lo demás…), se monta en 5 segundos, metes todos los trastos en su interior y tumbas al bebé tan ricamente, ajeno al pólen, al sol o a lo que surja en el parque de turno (hoy perros deseosos de mearnos la tienda 😅).




Nosotros optamos por la más barata de la marca Quechua, que es la de la imagen. Por menos de 30 euros era una buena alternativa para irnos a la playa, o por aquí cerquita de modo casual y cumplía un requerimiento básico: que no fuese un coñazo para montar y almacenar cuando no la usásemos.

Tienda de campaña montaje fácil

Por el momento es una gozada, la guardamos en el maletero sin ocupar espacio y la única pega es que para recogerla tuvimos que perder la paciencia primero en el salón de casa, donde estuvo montada dos días, pues no éramos capaces de meterla en su bolsa ni con tutoriales de YouTube 😭.

Y a la hora de la siesta, puede cerrarse por delante y eso no puede ser mejor, si el bebé te lo permite claro 😜. El nuestro se portó y pudimos permitirnos unas 4 horas de aire libre que esperamos se repitan en muchas ocasiones más.

Cacharro totalmente recomendado.
>> Únete a la comunidad «La mamá pez» para contar tu historia o leer la de otras mamás reales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *